A veces algunos detalles y simples trucos, pueden hacer un gran cambio en la decoración de tu hogar. 


Aquí te dejamos 10 secretos que pueden ayudarte a mejorar tu casa.

1. Comprar una cama más grande: Los muebles en pequeña escala solo hacen que el cuarto se vea aún más pequeño.  Prueba con una cama grande y una cabecera alta. Tu habitación crecerá.

2. Deja las puertas del gabinete abiertas: Un armario abierto es más interesante que uno cerrado. 

3. Decorar con papel tapiz es fácil: La manera más rápida de decorar las paredes es con papel tapiz. 

4. Coloca una alfombra en el baño: Utiliza una alfombra decorativa en lugar de una alfombra de baño. Esta resistirá más la humedad.

5. No está mal omitir el sofá en la sala: No hay ninguna regla sobre tener un sofá en la sala. Puedes dejar de colocarlo si quieres.

6. Más iluminación en los cuartos es mejor: Cuatro lámparas son mejor que dos. Necesitas luz ambiental para mejorar el estado de ánimo.

7. Decorar con color oro es precioso: El oro ha regresado. Coloca pocos accesorios de ese color, verás cómo cambia el ambiente.

8. Las plantas animan un rincón solitario: Nada suaviza un rincón solitario en una habitación grande como una planta en una maceta.

9. El cuero dura: El tejido más indestructible de sillas de comedor es de cuero o vinilo. Especialmente el de color blanco.

10. Ilumina tu clóset: Cuida tu armario de ropa. Píntalos, coloca papeles y si son espaciosos, cuelga cuadros para inspirarte. 

Tapizar las paredes con motivos clásicos es de gran ayuda para configurar un espacio con una decoración colonial

Decoración colonial, un estilo con personalidad

El estilo colonial posee, según los expertos, un toque enigmático. Este tipo de decoración cuenta con muebles de grandes dimensiones, colores oscuros y profusión de materiales naturales, como madera, mimbre y cristal. El mobiliario es por lo general de maderas duras, y cuando no lo son, se puede utilizar barniz tinte color teca para obtener este gusto decorativo. Las esterillas de caña de bambú o similares también contribuyen mucho a lograr estas sensaciones.

De este modo, se puede obtener tanto en el salón como en otras estancias de la casa, e incluso en espacios exteriores, una decoración con mucha personalidad, que transmita la serenidad y, a su vez, el halo siempre novedoso que generan los ambientes exóticos o cuyo carácter no se llega a conocer del todo.

Colocar en las paredes papel pintado con motivos clásicos será de gran ayuda para configurar un espacio con este estilo. También los libros antiguos, como las enciclopedias o colecciones similares, aportan encanto a estos lugares, con la calidez de sus lomos gastados. Además, estos ejemplares añejos pueden ejercer otras funciones, además de las meramente decorativas, y servir para guardar objetos, como álbumes de fotos o incluso como parte del mobiliario en patas de mesas o estantes.


El mobiliario y los detalles

Los muebles rústicos de madera son los que más contribuyen a la creación de un aire colonial, y permiten obtener grandes resultados si se combinan con artículos vintage o con creaciones confeccionadas a base de objetos reutilizados. Piezas antiguas, como teléfonos, tocadiscos, mapas o carteles callejeros, pueden ser el mejor complemento decorativo para estas estancias. Lo mismo ocurre con las lámparas construidas a partir de botellas u otros objetos.


A menudo se define el mobiliario colonial como la fusión de los estilos de oriente y occidente. Por definición, los espacios coloniales han sido sitios de mezcla, de fusión y obtención de nuevos resultados a partir del encuentro de dos cultura. Por eso, artículos de la cultura oriental, como lámparas de papel, paneles shoji y otros, también pueden tener un lugar fundamental en la configuración de estos ambientes.

Con respecto a la vegetación más apropiada, las posibilidades son muy amplias: desde plantas tropicales adaptadas a interiores, como las clásicas colgantes o trepadoras, hasta piezas que exigen escasos cuidados, como ramas o varas naturales o cañas de bambú. También las flores de papel dan mucho juego, e incluso ejemplares de bonsáis. La presencia de un pequeño jardín zen proporciona una paz y una serenidad especial a un espacio de estas características.


Moka Interiores